Huelga 16, 17 18. NI EN CLASE NI EN CASA.

-Martes: a las 19:00h en la sede del PP. Llevar antiguos libros de textos y para hacer una pila de libros, sugiriéndoles que ya no nos hacen falta porque han privatizado la educación.

-Miércoles: a las 11:00h, clase sobre “las políticas anti-educativas del PP” delante de la Consejería de educación. Si no cabemos en las aulas, daremos clase en las calles.

-Jueves: Manifestación multitudinaria a las 19:00h en el Obelisco.

La educación como la capacidad de “dirigir con sentido la propia vida”

Federico Mayor Zaragoza

Educación: aprender a ser. Ahora que tantas nuevas normas pretenden imponerse al proceso educativo. Ahora que vemos de pronto que el inglés se equipara casi al castellano. Ahora que siguen las recomendaciones de informes que desconocen el sistema español, muy satisfactorio, en general, gracias a la calidad del profesorado.

Ahora que se habla más de matemáticas que de filosofía y más de disciplinas específicas que de aquellas que fomentan la creatividad, como las artísticas y musicales. Ahora es el momento de hablar serenamente sobre la educación. [lee el artículo completo]

El Chojin Rap vs Racismo VIDEOCLIP OFICIAL

Puedes leer la letra AQUI

¿te has parao alguna vez a hablar contigo mismo?
la vida puede ser de otro color si se habla de racismo
no vengo a dar un discurso de derechos humanos
ni vengo a contaros una de romanos
es la lucidez frente a la estupidez que existe
yo me pregunto dónde empieza y dónde acaba el chiste
buen desplante al vendedor ambulante que es otro currante
con familia y un futuro por delante
(…)

Vivir mejor, cada uno a su manera y según los propios principios.

por En Positivo el Miércoles, marzo 23, 2011

logo

como vivir mejor-felicidad-autoayuda

Para vivir a mi manera.
La canción popularizada por Frank Sinatra es, además de una balada crepuscular, una autoayuda que en tres minutos nos da las claves para vivir según nuestros propios principios.
En 1969, Frank Sinatra grabó la adaptación al inglés realizada por Paul Anka de Comme d’habitude, una canción popular francesa de la que solo quedó la melodía. Aunque el disco no fue un éxito inmediato, con el tiempo esta balada crepuscular se convirtió en la enseña del cantante y actor. El mismo Mijaíl Gorbachov, como dirigente soviético, bautizó su política de no intervencionismo en los países de la órbita comunista como la “doctrina Sinatra”.

Todos sabemos gozar del lado soleado de la vida, pero la ‘doctrina Sinatra’ exige ser también uno mismo cuando llegan los golpes
¿Qué tiene esta pieza que ha inspirado a artistas tan dispares como Elvis Presley, Luciano Pavarotti o Sid Vicious?

Es, en esencia, una autoayuda en forma de pieza de tres minutos, ya que en su relato retrospectivo habla de tomar decisiones, de nuestra actitud frente a los éxitos y dificultades, así como del valor de seguir un camino propio.

Además de revisar el contenido de este clásico popular del siglo XX, en este artículo analizaremos en clave práctica siete momentos de la canción para que cada cual pueda vivir a su manera.

EL FINAL YA ESTÁ AQUÍ

“Lo que es capaz de matarte también puede hacerte renacer” (Boris Božic)

Cada vez que experimentamos un cambio dramático nos vemos obligados a partir de cero. Suponen momentos de gran impacto emocional, pero también son oportunidades de emprender otros rumbos que de otra manera jamás habríamos podido explorar. Algunos ejemplos de finales que llevan a nuevos principios:

La ruptura con una pareja que no funcionaba bien crea el espacio para encontrar a alguien que sí encaje.
• Ser despedido abre la puerta a una nueva orientación profesional y a descubrir incluso la verdadera vocación.
• Un accidente o una larga enfermedad permite analizar nuestra vida, corregir errores y renacer con un nuevo proyecto.

En todo final está escrito el principio si estamos dispuestos a empezar de nuevo con un horizonte que sea nuestro, en lugar de uno prestado.

RECORRÍ TODOS LOS CAMINOS

“No importa lo negras que parezcan o sean las cosas. Levanta la mirada y mira las posibilidades: no dejes de verlas porque siempre están ahí” (Norman Vincent Peale)

Uno de los temas presentes en My way es la encrucijada de caminos que es la vida de todo ser humano. Hay desvíos, largos rodeos y senderos divergentes que nos obligan a tomar decisiones. Esto separa a las personas de perfil conformista de los emprendedores. El conferenciante y motivador Anthony Robbins asegura que las personas con éxito tienden a tomar decisiones con rapidez y tardan en retractarse de sus planteamientos, porque creen en ellos. A la inversa, las personas que fracasan suelen ser lentas en decidirse y cambian de opinión con frecuencia. Cada decisión en nuestra vida nos obliga a definirnos, por lo que incluso si el resultado no es el esperado, haber elegido por nosotros mismos nos lleva un paso más adelante en nuestra evolución personal.

PASOS MÁS LARGOS

“No nos atrevemos a muchas cosas porque son difíciles, pero son difíciles porque no nos atrevemos a hacerlas” (Séneca)

 

Son pocas las personas que disfrutan embarcándose en proyectos aparentemente imposibles. El resto se aferran a mantenerse lo más alejadas posibles del riesgo.

 

 

El especialista en estrategia empresarial César Gutiérrez señala que tomar decisiones produce fatiga cerebral, ya que incluye estos tres procesos: 

 

a) Considerar las diferentes opciones.
b) Sacrificar las ventajas de una a cambio de lo que nos ofrece la otra.
c) Transición de un estado mental evaluativo a otro decisorio.

Elegir es cansado, sobre todo cuando nos enfrentamos a decisiones radicales. Sin embargo, el inmovilismo acaba siendo más agotador incluso, ya que nos sume en la frustración de ver cómo se nos escapan trenes que podrían conducirnos a otros destinos.

AMIGO, LO DIRÉ SIN VUELTAS

“En caso de duda, cuenta la verdad” (Mark Twain)

Este momento de la canción nos habla de la importancia de expresar nuestro parecer ante los demás. Las personas que manifiestan abiertamente lo que piensan pueden encontrarse en un primer momento con algunas fricciones, pero a la larga evitan muchos conflictos.

Quienes tratan de agradar siempre y callan si no están de acuerdo, tendrán que soportar reacciones desproporcionadas cuando disientan. Esto es así porque el entorno de cada uno se acostumbra a un determinado nivel de sumisión. Por consiguiente, viviremos mucho más tranquilos si somos capaces de decir sin vueltas lo que pensamos y sentimos.

ME TOCÓ GANAR, TAMBIÉN PERDER

“La victoria y el fracaso son dos impostores y hay que recibirlos con idéntica serenidad y un saludable punto de desdén” (Rudyard Kipling)
 

 

Tomar decisiones y definirse a través de ellas implica estar expuesto a los vaivenes de la fortuna. Las personas proactivas fracasan a menudo, pero saben extraer de ello lecciones para volver a la carga con otras estrategias y objetivos, con lo que el balance final siempre es positivo. En cambio, los que temen perder se aferran a lo que tienen y son incapaces de salir de su zona de confort. Su inmovilidad les impedirá alcanzar nuevas metas.

SER FIEL A SÍ MISMO

“Hace falta valor para crecer y convertirte en lo que realmente eres” (E. E. Cummings)

Siguiendo el hilo de la balada, ser fiel a uno mismo es elegir nuestro propio camino según los planes y objetivos diseñados por cada uno. Sin embargo, nuestra capacidad de escribir nuestra historia a veces queda anulada por miedos o barreras que nos ponemos.

Según el psiquiatra Theodore Rubin, estos son algunos de los bloqueos más comunes para tomar decisiones:
1. Pérdida de contacto con los propios sentimientos. La persona está tan habituada a no escucharse que ya no sabe qué es lo que quiere.
2. Evitar problemas y ansiedad. Para no experimentar sufrimiento, muchos se anclan en la inacción y se resignan a ser espectadores de la vida.
3. Falta de confianza en sí mismo. Detrás de los que saltan constantemente de una alternativa a otra puede haber la convicción inconsciente de que ninguna opción suya es suficientemente buena.
4. Necesidad de agradar. A menudo evitamos tomar decisiones para huir de los conflictos o el rechazo.
5. Perfeccionismo. La creencia de que hay situaciones perfectas retrasa la toma de decisiones, a la espera de que se den unas condiciones ideales.
6. Temor a equivocarse. Este sentimiento de inseguridad se retroalimenta, limitando cada vez más nuestra capacidad de actuar.
7. Distorsión de la presión del tiempo. Pensar que no hay tiempo para cambios frena la toma de decisiones.

LO HICE TODO A MI MANERA

“Caer está permitido. Levantarse es obligatorio” (proverbio ruso)

Al trazar nuestro propio camino, están aseguradas las equivocaciones y derrotas, las pequeñas y grandes pérdidas. También los aciertos, los éxitos y las ganancias. Todo el mundo sabe gozar del lado soleado de la vida, pero la doctrina Sinatra exige no dejar de ser uno mismo cuando en lugar de parabienes nos llegan golpes. Si reaccionamos con rabia y resentimiento, culpando a terceras personas, estaremos negando que somos dueños de nuestros actos y, por tanto, abandonamos el mando de la situación.

Quien sabe vivir a su manera encontrará su propia vía para salir de la crisis. Solo así, cuando caiga “el último telón” del que habla la canción de Paul Anka estaremos satisfechos con la obra de nuestra vida.

GUÍAS PARA ORIENTARNOS
1. Libro
– ‘Reinventarse’, de Mario Alonso Puig (Plataforma). Este médico y cirujano que se ha convertido en un conferenciante de referencia se centra en cómo hacer emerger nuestro verdadero ser a través del autoconocimiento, a la vez que corregimos la graduación de los ojos con los que miramos la vida.

2. Película
– ‘Ciudadano Kane’, de Orson Welles (Vértice). La historia de un multimillonario hecho a sí mismo nos alerta sobre los peligros de fijarse el éxito como único camino. El misterio en torno a Rosebud, la palabra que pronuncia el magnate antes de morir, articula esta obra maestra sobre la ambición y sus peajes.

3. Disco
– ‘My way’, de Frank Sinatra (Universal). La edición del 40º aniversario de este clásico de la música ligera incluye además versiones impagables de La Voz como un reinventado ‘Yesterday’ o el entrañable ‘Mrs. Robinson’.

A MI MANERA’, AL PIE DE LA LETRA
El final ya está aquí y enfrento el último telón. Amigo, lo diré sin vueltas (…). Tuve una vida satisfactoria. Recorrí todos y cada uno de los caminos. Y más, mucho más aún. Lo hice todo a mi manera… Tristezas, algunas tuve que no vale la pena comentar (…). Planeé cada etapa programada, cada cuidadoso paso en mi camino (…). Hubo momentos en que di pasos más largos que mis piernas (…). Afronté los hechos y me mantuve intacto y lo hice todo a mi manera… Amé, reí y sufrí. Me tocó ganar, también perder (…). Pues ¿qué es un hombre?, ¿qué ha logrado? Si no es fiel a sí mismo, no tiene nada. Decir las cosas que siente realmente y no las palabras del que se arrodilla. Mi historia muestra que asumí los golpes y lo hice todo a mi manera. (Paul Anka).

Francesc Miralles
Publicado en: El País

Los efectos positivos de la autocompación y de ser más amables con uno mismo.

por En Positivo el Sábado, marzo 19, 2011 autocompasion positiva-ser amables-uno mismoSer

Amable con uno mismo.
¿Te tratas tan bien como tratás a tus amigos y a tu familia? Esta pregunta es el punto de partida para una nueva área de la psicología en franco crecimiento llamada autocompasión: qué tan amables somos con nosotros mismos. Los que fácilmente apoyan y entienden a los demás, en general sacan muy bajos resultados en los tests de autocompasión, regañándose por fallas como el sobrepeso o la falta de actividad física.

Sin embargo, las últimas investigaciones sugieren que aceptar nuestras imperfecciones puede ser el primer paso para lograr una mejor salud. Las personas que tienen altos valores en esta clase de tests sufren menos la depresión y la ansiedad, además de ser más felices y optimistas. La información preliminar sugiere que la autocompasión puede incluso influir en cuánto comemos y ayudarnos a bajar de peso.

Estas ideas parecen ser contrarias a los consejos de muchos médicos y libros de autoayuda que sostienen que la fuerza de voluntad y la disciplina son las claves para una mejor salud. Pero Kristin Neff, pionera en este campo, dice que la autocompasión no se debe confundir con la autoindulgencia o con tener estándares bajos.
“En mis investigaciones encontré que la razón principal por la cual las personas eran poco autocompasivas era el miedo de volverse indulgentes consigo mismas -explica Neff, profesora asociada de desarrollo humano en la Universidad de Texas-. Creen que la autocrítica es la que las mantiene en línea. Nuestra cultura dice que ser duros con nosotros mismos es lo correcto.”

Imagine su reacción frente a un niño con problemas en la escuela o que come demasiada comida chatarra. Muchos padres ofrecerían su apoyo, enseñándole o buscando comida más sana que él disfrute. Pero cuando los adultos se encuentran en una situación similar, trabajando demasiado o comiendo de más y ganando peso, muchos caen en un círculo de autocrítica y negatividad. Eso hace que se sientan incluso menos motivados a cambiar.

“La autocompasión realmente conduce a la motivación -dice Neff-. La razón por la cual no dejarías que tus hijos comieran cinco kilos de helado es porque los quieres. Con la autocompasión, si te quieres a ti mismo, tiendes a hacer lo que es saludable para ti más que lo que es dañino.”
Neff desarrolló una escala de autocompasión: son 26 frases para determinar cuán seguido la gente es amable consigo misma y si reconocen que los vaivenes son simplemente parte de la vida. Para quienes sacan bajo puntaje en la escala, Neff propone una serie de ejercicios: escribir una carta de apoyo a uno mismo, como para un amigo que preocupara; hacer una lista con los mejores y peores rasgos, pensando en cuáles podrían ser los pasos por seguir para ayudar a sentirse mejor acerca de uno mismo.

Con efectos positivos demostrados.
Puede que usted no lo crea, pero la ciencia respalda los beneficios de la autocompasión. Un estudio realizado por investigadores de la Universidad Wake Forest mostró que incluso mínimos cambios en la autocompasión pueden influir en los hábitos alimenticios. Como parte del estudio, a 84 estudiantes universitarias se les pidió que formaran parte de lo que ellas creían que iba a ser un experimento de degustación. Al comienzo, se les pidió que comieran rosquillas.

Un grupo recibía, además, una clase de autocompasión junto con la comida. “Espero que no sean demasiado duras consigo mismas -explicaba el instructor-. Todos las participantes comen esta comida; entonces, no existe ninguna razón por la que se tengan que sentir mal.”
Más adelante, se les pidió a las mujeres que comieran caramelos. Los investigadores encontraron que las que seguían dietas habitualmente o tenían sentimientos de culpa acerca de ciertas comidas comían menos después de escuchar la aseveración del instructor. Las que no escucharon ese mensaje comían más.

La hipótesis es que las mujeres que se sentían mal acerca de comer rosquillas terminaban comiendo de manera emocional. Las demás, que se daban el permiso para disfrutar de los dulces, no comían de más.

“La autocompasión es el ingrediente faltante en toda dieta y plan para bajar de peso -opina Jean Fain, psicoterapeuta y profesora asociada de la Escuela Médica de Harvard-. La mayoría de los planes están creados alrededor de la disciplina, la privación y el descuido.”
Kristin Neff explica que el campo todavía es muy nuevo y que recién están comenzando a realizar estudios controlados para determinar si el hecho de enseñar autocompasión lleva a bajar el estrés, la depresión y la ansiedad, y además trae más felicidad y satisfacción.
“El problema es que es muy difícil desaprender hábitos de toda una vida -dice-. Las personas tienen que desarrollar activa y conscientemente el hábito de la autocompasión.”

Tara Parker-Pope
Fuente: The New York Times-La Nación Salud