La Noche Oscura del Alma: la metamorfosis de la oruga a mariposa

En Psicología Transpersonal definimos ‘El Alma’ como aquél conjunto de experiencias acumuladas que son personales, intransferibles, y que nos definen como seres únicos e independientes a nuestro entorno. Diríamos que el alma nos brinda unas cualidades innatas que sólo nosotros poseemos y son el resultado de nuestro aprendizaje.Además en ella reside nuestro concepto de la ética, las normas de funcionamiento de tipo universal no comprendidas por las leyes humanas, la empatía, la compasión, la justícia…

vía La Noche Oscura del Alma: la metamorfosis de la oruga a mariposa.

La nueva oración del Padre nuestro, según Alejandro Jodorowsky.

Antes:

 

“Padre nuestro que estás en los cielos” 

Ahora:

“Madre-Padre nuestra que estás en los cielos y en la Tierra”

Antes:

 “Santificado sea tu nombre” 

Ahora:

 “Limpia y santifica nuestros nombres”

Antes: 

“Venga a nos tu reino” 

Ahora: 

“Haznos parte de tu reino”

Antes: 

“Hágase tu voluntad en la Tierra como en el cielo” 

Ahora:

 “Hágase tu voluntad en nuestro cuerpo como en nuestro espíritu”

Antes:

 “El pan nuestro de cada día dánoslo hoy” 

Ahora:

 “La Conciencia que nos promete el futuro, dánosla hoy”

Antes:

 “Perdona nuestras deudas…”

 Ahora: 

“Premia nuestros esfuerzos…”

Antes: 

“…así como nosotros perdonamos a nuestros acreedores” 

Ahora: 

“…así como nosotros premiamos a nuestros colaboradores”

Antes:

 “No nos metas en tentación mas líbranos del mal” 

Ahora:

 “Danos el entusiasmo para seguir haciendo el bien”

Antes:

 “Porque tuyo es el Reino y el Poder y la Gloria…”

 Ahora: 

“Porque tuya es la Paz y la Bondad y el Amor…”

Antes:

“…por todos los siglos. Amén”

Ahora: 

“…por siempre hoy. Amén”

Alejandro Jodorowsky

Plano sin fin – Plano Creativo, ahora sin límites..

Visita y práctica de yoga en el centro Milarepa con el alumando de 1º de Bachillerato.

El pasado miércoles 20 de febrero, el alumnado de religión de 1º de bachillerato acudió al Centro Milarepa en Las Palmas de Gran Canaria con el fin de desarrollar un práctica de yoga en dicho centro. Tuvieron la oportunidad, después de dos años de práctica en nuestro instituto a través del aula de religión , de acercarse a un Maestro de yoga como es Alejandro Torrealba y compartir con él una práctica sosegada y un diálogo sobre la experiencia personal y vital de este yogui. Ha sido sin duda un regalo y una actividad muy formativa y enriquecedora.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La lección de la mariposa

Un día, una pequeña abertura apareción en un capullo; un hombre se sentó y observó por varias horas cómo la mariposa se esforzaba para que su cuerpo pasase a través de aquel pequeño agujero.

Entonces pareció que ya no lograba ningún progreso. Parecía que había ido lo más lejos que podía en su intento y no podía avanzar más.

Entonces el hombre decidió ayudar a la mariposa: tomó una tijera y cortó el resto del capullo. La mariposa, entonces, salió fácilmente. Pero su cuerpo estaba atrofiado, era pequeño y tenía las alas aplastadas.

El hombre continuó observándola, porque esperaba que en cualquier momento las alas se abrirían y se agitarían para ser capaces de soportar el cuerpo, que a su vez iría tomando forma.

!Nada ocurrió! En realidad, la mariposa pasó el resto de su vida arrastrándose con un cuerpo deforme y alas atrofiadas. Nunca fue capaz de volar.

Lo que el hombre, en su gentileza y voluntad de ayudar, no comprendía, era que el capullo apretado y el esfuerzo necesario para que la mariposa pasara a través de la pequeña abertura era el modo por el cual Dios hacía que el fluido del cuerpo de la mariposa llegara a las alas, de tal forma que ella estaría pronta para volar una vez que estuviera libre del capullo.

Algunas veces, el esfuerzo es justamente lo que precisamos en nuestra vida. Si pasáramos a través de nuestras vidas sin obstáculos, nos quedaríamos lisiados. No seríamos tan fuertes como podríamos haber sido y no podríamos volar.

Pedí fuerzas y Dios me dio dificultades para hacerme fuerte.

Pedí sabiduría y Dios me dio problemas para resolver.

Pedí prosperidad y Dios me dio un cerebro y músculos para trabajar.

Pedí coraje y Dios me dio obstáculos para superar.

Pedí amor y Dios me dio personas para ayudar.

Pedía favores y Dios me dio oportunidades.

No recibí nada de lo que pedí, pero recibí todo lo que precisaba.

Dios no existe

  

  Un hombre fue a una barbería a cortarse el cabello y recortarse la barba. Como es costumbre en estos casos, entabló una amena conversación con el señor barbero.

Hablaban de muchas cosas y tocaron muchos temas, de pronto tocaron el tema de Dios y el barbero dijo:

– Mire usted que yo no creo que Dios existe, como usted dice…

-Pero, ¿por qué dice usted eso? Preguntó el cliente.

-Pues es muy fácil, basta con salir a la calle para darse cuenta de que DIOS NO EXISTE, o digame. ¿Acaso si Dios existiera, habrían tantos enfermos, habría niños abandonados? Si Dios existiera no habría sufrimiento ni tanto dolor para la humanidad. Yo no puedo pensar que exista un Dios que permita todas estas cosas.

   El cliente se quedó pensando, pero no quiso responder para evitar una discusión.El barbero terminó su trabajo y el cliente salió del negocio.

   Recién abandonó la barbería cuando vio en la calle a un hombre con la barba y el cabello largo, al parecer hacía mucho tiempo que no se la cortaba y se veía muy desarreglado. Entonces entró de nuevo a la barbería y le dijo al barbero:

-¿Sabe una cosa?, los barberos no existen.

-¿Como que no existen? Preguntó el barbero, si aquí estoy yo y soy un barbero.

-¡No, dijo el cliente, no existen, porque si existieran no habría personas con el pelo y la barba tan larga como la de ese hombre que va por la calle.

-¡Ah!, los barberos sí existen, lo que pasa es que esas personas no vienen a mí.

-¡Exacto! dijo el cliente, ese es el punto. Dios Sí existe; lo que pasa es que las personas no van a Él, y no le buscan! por eso hay tanto dolor y miseria.

¡Meditad!

Si quieres leer algo interesante, aquí te hago una propuesta:

¡Meditad! Una respuesta espiritual a la crisis material actual. Campillo, Josep M.  José J. de Olañeta. 2012. ISBN: 9788497167611

La causa profunda de la crisis económica actual es una crisis de valores. El periodista Josep Manuel Campillo propone el camino de la meditación como la mejor forma de provocar un cambio positivo en los individuos.

Esa es la tesis de ¡Meditad! Una respuesta espiritual a la crisis material actual. Campillo, que presentó su libro esta semana en Barcelona, cree que lo urgente es un cambio de mentalidad, apaciguar nuestra sed de deseo y avidez.

¡Meditad! Una respuesta espiritual a la crisis material actual, de Josep Manuel Campillo

“Hay que saber decir no desde la calma”, dice Campillo. Y esa calma se puede obtener desde la meditación, entendida no como una droga que nos lleve a la evasión sino como “una herramienta que nos permita situarnos en nosotros mismos para afrontar nuestra realidad con nuestras propias fuerzas”.

 

“La medicina contra el estrés se llama meditación”

Hablamos con la psicóloga, escritora y divulgadora Alejandra Vallejo-Nágera.

Natalia Martín Cantero El País

“Buena parte de las dolencias que padecemos tienen una causa emocional y de descontrol de pensamiento”, señala Vallejo-Nágera. Esta es la premisa de la que parten las técnicas de reducción del estrés basadas en la atención plena (o “mindfulness”, en inglés) desarrolladas en la Universidad de Massachusetts(EEUU) hace más de un treinta años.

Cuando una persona tiene estrés, señala Vallejo-Nágera, lo primero que sufre es la calidad de su sueño y, en segundo lugar, el aparato digestivo. Para los pacientes que la psicóloga trata en el Centro Médico de Enfermedades Digestivas, en Madrid, “la medicina tradicional no ofrecía soluciones”, señala.  La alternativa es este programa en el que a lo largo de cinco semanas los pacientes aprenden técnicas que, según explica, “les servirán para toda la vida”.

¿Cómo, exactamente?  Incorporamos a la medicina tradicional occidental conceptos o hábitos que se vienen manejando desde hace siglos en la medicina oriental. El cuerpo es la voz de un sistema emocional que no puede expresarse más que a través de la mente. Como mente y cuerpo pertenecen a misma persona, el beneficio de una repercute en beneficio de otra. Y viceversa. El estrés se auto induce. Sus hermanas mayores son la ansiedad y la angustia. El cerebro se va programando con amenazas externas que no suelen ser tan amenazadoras en la realidad. Por eso hay que enseñar a las personas a “desprogramarse”. No se trata de evadirte, al contrario. Se trata de hacer lo mismo que todos los días, tus actividades cotidianas, pero con la conciencia lúcida, con el sistema nervioso tranquilo. Plenamente atento y presente.

¿Qué es lo que aprenden estas personas? La primera técnica es respirar. Cuando decimos a los pacientes que les vamos a enseñar a respirar se frustran, porque están esperando algo extraordinario. Pero cuando la persona está nerviosa respira mal. Respira sólo con la zona clavicular, con lo cual el cerebro se oxigena peor y se entumece. En segundo lugar, les enseñamos a meditar. No hay nada aquí religioso ni evasivo. Es un ejercicio intelectual poderosísimo. Cuando la persona está estresada, el cerebro se queda entumecido, y el problema lo absorbe todo. Pero después de seguir el curso y aprender a meditar todos los días, el cerebro sigue contemplando el problema, pero también las soluciones. Lo prueban, por ejemplo, los experimentos de Herbert Benson (de la Universidad de Harvard) sobre los efectos de la meditación en el cerebro.

[Leer más]