Retiro de silencio y meditación en Shejala

Los pasados 17,18 y 19 de diciembre, un grupo de nueve alumnos y alumnas de 1º y 2º de bachillerato de nuestro centro, se aventuraron a vivir una experiencia de silencio y meditación en la finca Shejala de San Mateo. Les acompaño Helio Ayala, profesor de Religión de nuestro centro, y también se hizo presente, en una de las prácticas, Elsa Jayasuria, profesora de Cultura Clásica.

La propuesta surgió como una forma de profundizar en lo que ya estos alumnos y alumnas han ido viviendo y experimentando a lo largo de cuatro años en las clases de Religión, donde se han acercado periódicamente a prácticas de relajación, yoga y meditación, como herramientas útiles para su autoconocimiento, su crecimiento personal y su desarrollo integral.

IMG_20151217_122740

Esta experiencia les ha posibilitado un acercamiento más profundo, y en un entorno muy especial, a esos objetivos.

El encuentro se desarrolló en un clima de paz, de armonía con la naturaleza, de silencio (24 horas) y de encuentro interpersonal. Tanto el alumnado, como el profesorado que les acompañamos, hemos vivido una de esas experiencias personales que tardan tiempo en olvidarse, y que hacen de esta profesión un privilegio. Sin duda, a veces, las mejores enseñanzas se reciben fuera del aula.

Están previstos dos encuentros más con alumnado a lo largo de este curso, y quizás uno con el profesorado.

Visita y práctica de yoga en el centro Milarepa con el alumando de 1º de Bachillerato.

El pasado miércoles 20 de febrero, el alumnado de religión de 1º de bachillerato acudió al Centro Milarepa en Las Palmas de Gran Canaria con el fin de desarrollar un práctica de yoga en dicho centro. Tuvieron la oportunidad, después de dos años de práctica en nuestro instituto a través del aula de religión , de acercarse a un Maestro de yoga como es Alejandro Torrealba y compartir con él una práctica sosegada y un diálogo sobre la experiencia personal y vital de este yogui. Ha sido sin duda un regalo y una actividad muy formativa y enriquecedora.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“La medicina contra el estrés se llama meditación”

Hablamos con la psicóloga, escritora y divulgadora Alejandra Vallejo-Nágera.

Natalia Martín Cantero El País

“Buena parte de las dolencias que padecemos tienen una causa emocional y de descontrol de pensamiento”, señala Vallejo-Nágera. Esta es la premisa de la que parten las técnicas de reducción del estrés basadas en la atención plena (o “mindfulness”, en inglés) desarrolladas en la Universidad de Massachusetts(EEUU) hace más de un treinta años.

Cuando una persona tiene estrés, señala Vallejo-Nágera, lo primero que sufre es la calidad de su sueño y, en segundo lugar, el aparato digestivo. Para los pacientes que la psicóloga trata en el Centro Médico de Enfermedades Digestivas, en Madrid, “la medicina tradicional no ofrecía soluciones”, señala.  La alternativa es este programa en el que a lo largo de cinco semanas los pacientes aprenden técnicas que, según explica, “les servirán para toda la vida”.

¿Cómo, exactamente?  Incorporamos a la medicina tradicional occidental conceptos o hábitos que se vienen manejando desde hace siglos en la medicina oriental. El cuerpo es la voz de un sistema emocional que no puede expresarse más que a través de la mente. Como mente y cuerpo pertenecen a misma persona, el beneficio de una repercute en beneficio de otra. Y viceversa. El estrés se auto induce. Sus hermanas mayores son la ansiedad y la angustia. El cerebro se va programando con amenazas externas que no suelen ser tan amenazadoras en la realidad. Por eso hay que enseñar a las personas a “desprogramarse”. No se trata de evadirte, al contrario. Se trata de hacer lo mismo que todos los días, tus actividades cotidianas, pero con la conciencia lúcida, con el sistema nervioso tranquilo. Plenamente atento y presente.

¿Qué es lo que aprenden estas personas? La primera técnica es respirar. Cuando decimos a los pacientes que les vamos a enseñar a respirar se frustran, porque están esperando algo extraordinario. Pero cuando la persona está nerviosa respira mal. Respira sólo con la zona clavicular, con lo cual el cerebro se oxigena peor y se entumece. En segundo lugar, les enseñamos a meditar. No hay nada aquí religioso ni evasivo. Es un ejercicio intelectual poderosísimo. Cuando la persona está estresada, el cerebro se queda entumecido, y el problema lo absorbe todo. Pero después de seguir el curso y aprender a meditar todos los días, el cerebro sigue contemplando el problema, pero también las soluciones. Lo prueban, por ejemplo, los experimentos de Herbert Benson (de la Universidad de Harvard) sobre los efectos de la meditación en el cerebro.

[Leer más]